Desarrollo personal: entrenarse para el éxito

Ser un buen líder, tener don de gentes o habilidades comerciales, mantener la calma, actuar con soltura y decisión… son cualidades que la mayoría de nosotros desearíamos poseer. No es raro que incluso las envidiemos en quienes nos rodean. ¿Hasta dónde podríamos llegar si tuviéramos el aplomo de nuestro jefe o la labia de nuestro mejor amigo?, nos preguntamos.

En estos casos, el error más común es creer que el azar nos ha hecho como somos, que nacimos tímidos, o inseguros, o con menos encanto que los demás y que nuestro destino es seguir siendo eternamente como somos ahora.

Nada más falso. Es cierto que cada uno de nosotros viene al mundo con unas determinadas habilidades y unos rasgos básicos de personalidad, que tenderán a mantenerse estables, pero eso no significa que sean inamovibles. Podemos potenciar nuestros puntos fuertes y modificar nuestra conducta para mejorar los débiles. Podemos adquirir habilidades sociales, directivas, organizativas, etc… En definitiva, podemos aprender. Y aprender, en estos casos, no tiene nada que ver con los libros.

Uno de los grandes problemas de la formación para adultos es que, tradicionalmente, ha hecho demasiado hincapié en el conocimiento. Se da por sentado que en nuestra infancia y adolescencia ya se nos ha educado, y que por tanto ahora únicamente necesitamos recibir información. Por supuesto, no hay nada de malo en adquirir conocimientos cada vez más especializados: a lo largo de la vida laboral habrá muchos temas en los que deseemos profundizar.

Pero para convertirnos en grandes profesionales, acumular datos no es suficiente. De poco nos servirá un MBA si no somos capaces de planificar, gestionar y negociar, por ejemplo. Y ese tipo de habilidades no son necesariamente innatas: también requieren entrenamiento. Por eso, en la última década han proliferado nuevas técnicas de aprendizaje, muchas de ellas herederas de la psicología cognitivo-conductual o emparentadas con la gestalt.

Ya no se trata únicamente de saber el QUÉ, sino también el CÓMO. Cómo ser más eficaces, más resolutivos, mejores líderes… e incluso más felices. Cómo cambiar nuestra actitud para sacar el máximo partido a nuestros conocimientos teóricos. Ciencias como la neurología y la psicología se alían en este especial para darnos algunas claves.

 

Fuente: Clasificados.es Formación

 

Montse García

www.modernmarketing.es