Empezar un nuevo trabajo en Marketing, Comunicación …..: be positive!

 

 

Después de superar varias entrevistas de trabajo, aprobar diferentes tests psicotécnicos y, sobre todo, después de muchos nervios, ¡el puesto es tuyo! pero aún tienes que superar una última prueba: el primer día de trabajo. Si de cara a la entrevista la primera impresión es muy importante, el primer día en la empresa también puede ser fundamental para tu futuro.

 

Aquí tienes algunos consejos:

1. Llega puntual: Es importante que llegues a la hora que se te haya indicado. Lo normal es que te citen una hora más tarde de la hora de entrada oficial para así poder presentarte a todo el mundo.

2. ¡Cuánto nombre! No intentes quedarte con el nombre de todas las personas que te presenten, es imposible. Intenta recordar los de los compañeros con los que vas a tener que trabajar día a día.

3. No pierdas detalle: Hazte con un bloc y un boli. Vete anotando todas las explicaciones que sean importantes para el desempeño de tu trabajo diario. También es importante recordar detalles como dónde está la máquina de café, los baños o la fotocopiadora.

4. “Donde fueres haz lo que vieres”: Presta atención a cómo se comportan tus compañeros, cuáles son las costumbres y reglas internas de la oficina (si la gente sale a desayunar, si se come en la oficina o fuera, de qué manera hay que tratar a cada uno,…)

5. No vayas de listillo/a: Los primeros días lo más importante es que escuches. Aunque pienses que es mejor hacer las cosas de otra manera, primero debes conocer la manera de trabajar de la empresa para opinar con una base sólida y no “meter la pata”.

6. Hola, soy el/la nuevo/a: Integrarse en un grupo no es sencillo. Es importante que seas simpático, agradable, amable con todos y, sobre todo, que actúes con naturalidad. Pero ten cuidado, no vayas a pasarte de gracioso. Ten en cuenta que no todo el mundo tiene el mismo sentido del humor, así que mide tus bromas o ironías. Antes de sacar conclusiones precipitadas intenta hablar con todos para ir conociendo aquellos con los que tienes más en común.

7. Positivo y vital: Demuestra en todo momento tu disposición por aprender. Es importante que mantengas siempre una actitud positiva, que demuestres tu interés por el puesto y por el proyecto de la empresa.

8. Discreción: Mantén tu vida privada al margen. No olvides que la gente todavía no te conoce y que te juzgarán por lo que digas o por cómo actúes.

Cuestión de paciencia

No te preocupes si las primeras semanas resultan un poco estresantes y agotadoras. Es normal, todo requiere un tiempo de adaptación, pero poco a poco irás cogiendo el ritmo de trabajo y te harás tu propio sitio en la oficina. Tampoco te agobies si durante los primeros días cometes algún error, lo mejor es ir despacio, prestando mucha atención a lo que estás haciendo y pedir ayuda a los compañeros cuando sea necesario.

 

Fuente aquí

 

Montse García

www.modernmarketing.es