Bancos de ideas: nueva herramienta de Marketing

Para desarrollar marcas o productos y aportar ideas nos reunimos un equipo en sesiones de brainstorming, completamos con estudios de mercado y otras técnicas para crear los productos y servicios que el cliente demanda. Ahora la cercanía entre empresas y consumidores es mayor gracias a las nuevas tecnologías y, en especial, a Internet. En la red, hay sitios donde el consumidor expresa lo qué le gustaría encontrar en el mercado y donde las empresas localizan una cantera de nuevas ideas y necesidades que cubrir.

Me refiero al concepto de bancos de ideas: profesionales o usuarios proponen, opinan y hacen listados de necesidades. Algunos de ellos presentan características diferenciadoras:

Ideas for All: Además de proponer ideas, este portal permite exponer problemas concretos y proponer soluciones, que incluso se pueden registrar mediante una licencia Creative Commons.  También organiza concursos para emprendedores. Premian la mejor idea de negocio. Un jurado elige al ganador teniendo en cuenta, entre otras cosas, su viabilidad.

Why Not:  funciona en la misma línea donde se plantean problemas o se proponen nuevos productos que se someten a votación.

Springwise: tiene un enfoque más profesional, clasifica las ideas según el sector (automoción, financieras, telecomunicaciones, marketing, etc…). A diferencia de otros portales, no funciona como una red social con un sistema de votaciones, sino más bien como una empresa de trend watching. Un equipo de 8.000 colaboradores registrados envía sus ideas. Cualquiera puede registrarse, pero solamente las ideas seleccionadas para su publicación recibirán puntos, que podrán canjearse por uno de los objetos de este catálogo de regalos.

Worth Idea: la creatividad y la innovación deben tener un precio. Es un mercado de ideas, los innovadores exponen su idea parcialmente y ésta se tasa en un precio (que depende, en parte, de su reputación, basada en la calidad de sus ideas anteriores). Las ideas pasan un filtro: si son irrealizables o poco novedosas se descartan. Una buena cantera de innovación para las empresas.

Global Ideas Bank: muchas de las ideas que se presentan tienen que ver con la ecología y la sostenibilidad del planeta. Utiliza una metáfora botánica para clasificar los proyectos, desde “semillas” hasta “árboles”. Adecuado para ONG’s.

Idea a day: su planteamiento es mucho más simple: solo una idea por día, que se puede recibir vía RSS o por correo electrónico.

Ideastorm. Algunas empresas han ido más lejos y han creado su propio banco de ideas, un concepto que deja de lado el buzón de sugerencias y que, sin duda, acabará revolucionando la atención al cliente. Ideastorm, el banco de ideas de Dell, es un buen ejemplo. Cumple tres funciones al mismo tiempo: mejorar los servicios de la empresa, detectar nuevas oportunidades de negocio y fidelizar al cliente. Los usuarios proponen mejoras y las someten a votación. Las más populares llegarán a tomar cuerpo; los autores de las menos votadas tendrán, al menos, la sensación de que se les ha escuchado.

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing