¿Nos hacen más tontos las nuevas tecnologías?

¿Merman los adelantos tecnológicos la capacidad cognitiva del usuario?

La respuesta es no. De hecho, nos ayudan a compartir y mantener al día nuestros conocimientos. Así al menos lo asegura Steven Pinker, profesor de psicología de la Universidad de Harvard, en un artículo para Süddeutsche Zeitung.

La plasticidad neuronal existe, pero eso no significa que el cerebro sea moldeable como el barro en contacto con determinadas prácticas. Uno no es lo que come, puntualiza Pinker. De igual modo que quien come animales salvajes no es por ello más salvaje, tampoco quien se comunica a través de Twitter con mensajes de no más de 140 caracteres, es capaz de esbozar sólo pensamientos de no más de 140 caracteres.

Del estudio también se deduce que deberíamos desarrollar estrategias de autocontrol para impedir que éstas invadan nuestras vidas, recomienda Pinker. Así, cuando estamos trabajando, deberíamos desconectar nuestra cuenta en Twitter, y cuando estamos cenando, el sentido común demanda que dejemos a un lado por un rato nuestra Blackberry.

Finalmente, Pinker insiste en que las nuevas tecnologías, gracias a su capacidad de almacenamiento y de búsqueda de información, lejos de hacernos más tontos, nos facilitan el acceso a la producción intelectual colectiva y nos permiten así seguir siendo inteligentes.

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing