¿Internet nos hará más inteligentes en diez años?

Un estudio realizado a 895 usuarios y expertos de internet ha arrojado que internet hará a las personas más inteligentes en 2020. La encuesta sobre «El futuro de internet» publicada por el Pew Research Center y elaborada por Janna Quitney Anderson (Universidad de Elon) y Lee Rainie (Pew Internet & Live Project) preguntaba a los participantes sobre el hipotético escenario que contemplan en un mundo interconectado de aquí a 2020.

La coautora del estudio Janna Anderson ha subrayado que «tres de cada cuatro expertos han asegurado que nuestro uso de internet realza y aumenta la inteligencia humana, y dos tercios han indicado que el uso de internet ha mejorado su lectura, escritura e interpretación del conocimiento». No obstante, existe un 21% de los participantes (un 16% en el caso de los expertos) que han señalado que la Red podría tener el efecto contrario y disminuir el cociente intelectual de quienes lo usan mucho.

Entre los temas abordados en la encuesta se incluyó una pregunta muy provocadora que planteaba Nicholas Carr, experto en tecnología, en un artículo de portada de la revista The Atlantic Monthly en el verano pasado y en la que se cuestionaba «¿Está Google volviéndonos estúpidos?».

Pérdida de una lectura profunda

Carr sostenía que la facilidad para buscar en internet y las distracciones de la navegación por la web venían a limitar la capacidad para concentrarse. «No pienso de la misma manera que solía hacerlo», aseguraba este autor en su artículo, considerando que se está perdiendo la lectura profunda y comprometida. «El tipo de lectura profunda que una secuencia de páginas impresas promueve es valioso no sólo por el conocimiento que adquirimos de las palabras del autor, sino por las vibraciones intelectuales que esas palabras consiguen poner dentro de nuestra propia mente… La lectura sin distracciones de un libro nos hace sacar nuestras propias inferencias y analogías, fomentar nuestras propias ideas …. Si perdemos esos espacios tranquilos o los llenamos con “contenido”, sacrificaremos algo importante no sólo en nosotros mismos, sino en nuestra cultura».

Jamais Cascio, del Instituto para el Futuro y miembro del Instituto para la Ética y las Nuevas Tecnologías, desafió a Carr en un artículo posterior en The Atlantic Monthly. Cascio explicaba que «la fragilidad de la red mundial de alimentos, la creciente densidad de población y la propagación de pandemias, entre otros, nos obligará a ser más inteligentes si queremos sobrevivir». Este proceso, aseguraba, ya está en marcha y está influyendo en «todo el espectro de nuestra manera de entender la inteligencia». Y continuaba afirmando que «esto es visible en la colmena de internet, en las poderosas herramientas de simulación y visualización que son el origen de nuevas disciplinas científicas y en el desarrollo de nuevos fármacos».

Evaluar la información

Cascio subrayaba el poder de la tecnología. En este sentido, defendía que mientras que la proliferación de la tecnología y los medios de comunicación podían cuestionar la capacidad de los seres humanos para concentrarse, al mismo tiempo se daban señales de que se estaba desarrollando una «inteligencia fluida con la capacidad de encontrar sentido a la confusión y resolver nuevos problemas con independencia de los conocimientos adquiridos». Asimismo, se mostraba esperanzado de que las tecnologías desarrollarían herramientas para ayudar a la gente a encontrar y evaluar la información de manera inteligente.

Carr, que ha participado en este estudio, ha asegurado que mantiene como correctos los argumentos que ya defendió en el citado artículo: «Lo que hace internet es desplazar el énfasis de nuestra inteligencia más allá de lo que podría llamarse una inteligencia meditativa a lo que podría llamarse una inteligencia utilitaria», agregando a continuación que «el precio de comprimir entre un montón de bits de información es una pérdida de la profundidad de nuestro pensamiento».

Del otro lado, entre los expertos que apoyan el valor de internet, el fundador de Craigslist, Craig Newmark, ha manifestado que «la gente está utilizando Google como complemento a su propia memoria».

 

Fuente: ABC.es

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing