Cómo destruir tu marca en las redes sociales

Todo el mundo habla de las social media, las redes sociales, y mucha gente se “lanza” sobre ellas sin tener una estrategia o, lo que es mucho peor, sin entender el medio y terminan comportándose como un elefante en un bazar…

Son muchas las empresas que se lanzan a las redes sociales sin la experiencia suficiente. El afán por abrir un nuevo canal de ventas, en estar “donde ya está todo el mundo” , les hace precipitarse a un medio para el cual realmente no están preparadas.

En el afán por abrir otro canal de venta mucha gente no entiende que social media, redes sociales, medios sociales, son conceptos que implican, valga la redundancia, establecer relaciones sociales con otras personas.

Muchas empresas no se dan cuenta que dentro del término “Social Media” la palabra importante es “Social”, por lo que actúan en un monólogo en el que los clientes son relegados a un segundo plano. En este completo artículo os mostramos cómo hundir fácilmente vuestra imagen de marca. El objetivo de tener una presencia en cualquiera de las redes sociales, ya sea Facebook, Twitter, LinkedIn o cualquier otra, es abrir un canal de comunicación con nuestro target o con otra gente con intereses comunes y establecer una forma de interacción.

¿Por qué no funciona mi social media? ¿Qué hago mal?.

Ya sea en Twitter, Facebook o en LinkedIn, resulta muy complicado diseñar e implementar una estrategia de éxito en pocos pasos, pero en cambio, para nuestra desgracia, es terriblemente fácil hundir la imagen de la empresa si no tenemos cuidado. En la publicación “Mujeres de Empresa” nos muestran en este sentido algunos consejos para fracasar, lo que implica que para tener éxito hay que actuar de forma contraria.

  • No pierdas el tiempo en investigar las particularidades de cada red. Tírate de cabeza y trata de vender a todo el mundo a toda costa.
  • La mayoría de los contenidos online son de dudosa calidad, ¿para qué perder el tiempo en redactar buenos contenidos? Les mandas tu “panfleto” online y a otra cosa.
  • Una vez que tienes un contenido lo mandas a todas partes ¿a qué perder el tiempo? Todas las redes sociales son iguales, toda la gente estará más que encantada con leer lo que les mandes.
  • Además puedo mandar emails con ofertas a todo el mundo, alguien va a comprar…
  • Tienes el mejor producto para la caspa (o lo que se te ocurra), todo el mundo tuvo, tiene o tendrá caspa alguna vez en la vida, ergo todo el mundo debería querer escuchar sobre tu maravilloso producto. Deja comentarios en todos lados, métete en todas las conversaciones (no importa el tema), interrumpe, mándales mails, usa los foros (no importa de qué temática), únete a un grupo de finanzas en LinkedIn y les “predicas” sobre tu producto, después de todo la gente de finanzas también puede tener caspa…
  • Si alguien se queja, te enojas, ¿acaso la comunicación no es libre? Hay que hacerle cambiar de opinión a toda costa a ese imbécil o burlarse de sus opiniones.
  • ¿Y si alguien deja un comentario negativo? Pues lo borras y haces como si no existiera
  • Manda mensajes a cada rato. Todos comunicados, cero conversación: tú conversas, los otros te escuchan y compran.
  • No separes tu negocio de tu vida personal después de todo lo que importa es la espontaneidad
  • No es necesario mantener una imagen consistente en todas las redes, acá puedes poner una foto seria, allá una de tu mascota y más allá otra de cómo te diviertes
  • No tienes tiempo para medir nada, ni siquiera ROI (Retorno sobre la inversión) en Social Media.

Ya sabes lo que NO debes hacer si quieres prosperar en las redes sociales.

Fuente: mujeresdeempresa

Montse García

Marketing y Comunicación integral

@modernmarketing